lunes, 3 de agosto de 2009

LAVANDA PARA TODOS.




En Aromaterapia el papel de la lavanda es reconocido mundialmente, a tal punto que es uno de los aromas más utilizados en esta tecnica. Las propiedades relajantes de la lavanda la vuelven una constante en muchas habitaciones en las que se intenta conservar la armonía, y muchas personas son altamente fieles a este aroma gracias a sus beneficios.
Pero la lavanda en sí es una planta medicinal muy efectiva para diversas situaciones, entre ellas el dolor, pues es muy efectiva en el tratamiento para disminuir el dolor y su uso en casos de dolores tanto leves como intensos está muy extendido.
Los dolores reumáticos que aquejan a personas que padecen esta enfermedad (el reuma) son muy difíciles de sobrellevar, pero algunas friegas con aceite esencial de lavanda diluido en aceite de oliva permiten relajar la zona y disminuir la inflamación. Lo mismo ocurre con la tortícolis, que también puede ser tratada con unas friegas de lavanda.
Los dolores lumbares suelen dificultar las tareas codidianas, y también pueden solucionarse con friegas de lavanda, pero esta vez deberemos añadirle un poco de romero para acentuar sus efectos.
El dolor de cabeza o cefalea también cede ante la aplicación de lavanda, pues unos buenos masajes (o automasajes) en las sienes con gotitas de aceite esencial de lavanda diluido en aceite de oliva permite rebajar la tensión y aliviar el dolor.